facebook twitter
Carta Paramétrica
De cómo importa el candidato

Con cada elección, los votantes mexicanos muestran un comportamiento más sofisticado. Esto es, la decisión de por quién votar está fundada en cálculos racionales y decisiones basadas no ya en simpatía o identificación partidista. Actualmente, los mexicanos votan más por el candidato (como personaje) que por el partido político que lo impulsa.

A partir de ese comportamiento puede inferirse que, al otorgar mayor reflexión al sufragio, el electorado mexicano podría darle cada vez más importancia, valor y costo, al voto.

Los resultados de la más reciente Encuesta Nacional en Vivienda de Parametría muestran que el partido con el que más ciudadanos se identifican (en mucho o poco grado) es el PRI, con 33%, le siguen el PAN con 21% y en tercer lugar el PRD con 12%, con un 28% que dijo no identificarse con instituto político alguno.

De esos datos podría concluirse que, debido a la alta identificación, el PRI ganaría las elecciones, sin embargo, al revisar los resultados de los escenarios posibles en la contienda por la Presidencia de la República, se observa cómo cambian drásticamente los resultados si se modifica el nombre del abanderado de cada partido.

En todos los careos donde Enrique Peña Nieto es candidato del PRI, el tricolor el que ganaría la elección, con ventajas que van de 20 hasta 37 puntos porcentuales. En cambio, cuando es Manlio Fabio Beltrones el PRI perdería en todos los casos la posibilidad de llegar a Los Pinos.

Más sorprendente resulta que, apenas con 12% de identificados, es el PRD el que (tanto con Andrés Manuel López Obrador como con Marcelo Ebrard) queda en segundo lugar, por encima de Acción Nacional.

De ser hoy las elecciones, el peor escenario para el blanquiazul sería en el que Ernesto Cordero fuese el abanderado y Peña Nieto y Ebrard los otros contendientes. De darse esa elección, el PAN sacaría apenas 10%, seguido del 19% de Ebrard y 56% del PRI con Peña (es esta combinación la que daría al PRI el margen más amplio de ventaja).

Para el tricolor el escenario de votación más bajo sería en el que Beltrones fuese candidato, pues quedaría con 24%, enfrentado a Santiago Creel y a Marcelo Ebrard, quien ganaría con 29%.

El sol azteca en todos los casos quedaría en segundo lugar, aunque la distancia con el PRI aumenta o disminuye de acuerdo al nombre del abanderado. Si fuera Peña el candidato priista, entonces es Andrés Manuel López Obrador el que “cierra” más el resultado (con Santiago Creel como tercera opción) a 20 puntos: 45% del ex gobernador mexiquense y 20% del tabasqueño. Con Ebrard ese escenario lleva a Peña al 48% y al PRD al 22%.

Si en cambio fuese el senador Beltrones el candidato del PRI, entonces el PRD ganaría, tanto con Ebrard como con López Obrador, los dos con cinco puntos de ventaja sobre el priista.

La revisión anterior nos muestra que, en efecto, el candidato es más importante para los electores que el partido político (y también que su identificación); resalta además la importancia de los electores independientes –aquellos sin identificación partidista-, que inclinan hacia uno u otro la balanza y que también dan relevancia al personaje que contiende más que al partido que lo postula.

FUENTE:

PARAMETRÍA. Estudio: Encuesta Nacional en vivienda. Representatividad: Nacional. Número de entrevistas: 1000 encuestas agosto y septiembre de 2011. Nivel de confianza estadística: 95%. Margen de error (+/-) 3.1%. Diseño, muestreo, operativo de campo y análisis: Parametría SA de CV. Método de muestreo: Aleatorio sistemático con probabilidad proporcional al tamaño.Unidad de muestreo: Las secciones electorales reportadas por el IFE.

Artículo publicado en La Razón. 20 de octubre, 2011.

comments powered by Disqus
Copyright © 2013
Desarrollado por: Estrategia360