facebook twitter
Carta Paramétrica
¿Por qué fallaron las encuestas?

Sin duda tenemos que hacer una revisión de números y metodologías de las mediciones preelectorales y ver porqué la mayor parte de ellas sobrestimaron al PRI.  Y al hacer esa revisión también tenemos que registrar el interés de cada medio para publicar y cómo fue su nota editorial.

No podemos dejar de afirmar que preferimos que se nos evalúe por nuestras mediciones de exit poll o encuesta de salida y conteo rápido, que por las mediciones preelectorales. Como muestra la tabla, la mayor parte de las realizadas el día de la elección fueron bastante precisas. Y para fortuna las mediciones de encuesta de salida y conteo rápido fueron similares entre sí, lo cual no es muy común.

Parece que no es suficiente decir que hacemos diagnósticos, no pronósticos, para el tamaño de sobrestimación que se observó. Es el papel que se nos quiere dar en los medios de comunicación, no el que escogimos. Aun haciendo nuestro mejor esfuerzo, cuando hablamos de estimaciones siempre hay un nivel de confianza y un margen de error. Pero aún dicho esto, no podemos dejar pasar que los medios hicieron de nuestras mediciones un espectáculo mediático. Tal vez el mejor ejemplo es GEA-ISA con Milenio Diario. Una vez que el espectáculo se acabó, el medio no asume responsabilidad y simplemente decide deslindarse del investigador, incluso ofreciendo disculpas. Fue el medio el que dijo que eran predicciones, no el investigador. El medio se exculpa responsabilizando al investigador, cuando es el medio el que creó la percepción de pronóstico.

Primero la autocrítica, luego la defensa y al final las explicaciones.  La autocrítica diría que tenemos que ser más precisos porque el elector nos toma por predictores. Prácticamente dos terceras partes de las mediciones preelectorales GEA ISA, Consulta Mitofsky, Buendía&Laredo, BGC, Parametría e incluso Covarrubias y Asociados o Reforma sobrestimaron al PRI en un margen de 3 a 11 puntos porcentuales. Ese es el hecho.

¿Qué fue lo que las encuestas sí dijeron? ¿O por qué las encuestas se deben de ver más como escenarios electorales, que como dato de precisión? Se dio un ganador claro, que aunque parece poca cosa dado el margen de diferencia entre primer y segundo lugar, hace doce años que no coincidíamos en ganador y para este periodo electoral sucedió. También señalamos con bastante precisión y coincidencia el momento en que el tercer lugar en las mediciones pasó a ocupar el segundo a mediados de mayo. Asimismo se dijo, salvo excepciones, que esto sería una elección de dos y no de tres.

¿Las explicaciones de la sobrestimación del PRI? Primero hay que decir que hubo algunas mediciones que no sólo no sobrestimaron el margen de diferencia, sino que incluso lo subestimaron, como sería el caso de Berumen e Ipsos-Bimsa (si consideramos su medición y no su modelo).  Ambas mediciones tendrían más problema por su interpretación que por su medición. Los dos casos notables en este rango de “acierto” serían Mercaei por medición y Demotecnia por su modelaje o simulación. Las dos mejores preelectorales. El resto sobrestimó al PRI, incluidos Reforma y Covarrubias.

La diferencia entre las preelectorales y el dato resultado final de la elección tiene por lo menos dos explicaciones: error de medición o cambio en la decisión del elector. En el primer rubro tenemos una diferencia si se midió al partido o al candidato. Escenario muy similar a 2006, donde dependiendo como se media a Roberto Madrazo, el candidato a la presidencia o a su partido, los resultados por Calderón variaban. Hubo una distancia de 5 puntos entre Roberto Madrazo (23%) y sus candidatos al Congreso (28%). En 2006 quien medía bien a Madrazo medía bien a Calderón y quien sobrestimaba a Madrazo subestimaba a Calderón. Esa fue una de las explicaciones del “error” de la preelectorales de 2006. En esta elección hay 4 puntos de diferencia entre AMLO (31%) y sus candidatos al Congreso (27%).  Esta sería una primera explicación en lo que se refiere a la subestimación de AMLO. La subestimación del PRI parece más difícil de explicar.

En la segunda vertiente de explicación el cambio del elector. La única evidencia que tenemos en Parametría es que para el sábado anterior a la elección la diferencia entre primera y segunda fuerza electoral era de 10 puntos y ya no de 15 puntos como se publicó en la última medición preelectoral. Es decir, al igual que en elecciones locales como en Puebla, Sinaloa, Oaxaca, Durango o Hidalgo la última semana cambió la preferencia electoral. Lamentablemente estos datos no son publicables.

En conclusión, si se nos evalúa por nuestras encuestas de salida o conteos rápidos el saldo es muy positivo, pero si se nos evalúa por las preelectorales parece que el error se magnifica. Al final al ser casi dos terceras partes los que sobrestimamos al PRI o subestimamos al PRD, el “error” (asumiendo que son pronósticos, lo cual no compartimos) fue genérico y atribuible a un fenómeno medible, llamémosle clima electoral, percepción de ganador, o espiral del silencio. Pero al final como quiera llamarse fue medible y no necesariamente un “error”.

 

Artículo publicado en 24 Horas. 04 de julio de 2012

comments powered by Disqus
Copyright © 2013
Desarrollado por: Estrategia360