facebook twitter
Parametría en Medios
Arranca control de antibióticos
22/Ago/2010
Por: El Economista. Maribel R. Coronel
Se estima que el portafolio de antibióticos que vale 1,000 millones de dólares, caiga de 30 a 40% en el primer año del control.
Este miércoles 25 empezará a restringirse la venta de antibióticos como lo marca la ley en México desde hace una década. Así como los antibióticos han hecho una gran aportación a la humanidad al reducir la mortalidad por diarrea o infecciones respiratorias, ahora el hecho de su control en el país no puede ser más positivo.
Y es que en México ha sido tal el abuso, que destacamos por tener de las más altas resistencias en antiinfecciosos del mundo. Por ejemplo para acabar con infecciones de estreptococo pneumonie tenemos una resistencia a la penicilina de 60% (en seis de cada 10 casos el medicamento no hace nada al bicho). O el escherichia coli, en 90% de los casos resiste la ampicilina y cotrimoxazol. Es la resistencia más alta de América Latina.
Incluso hay gérmenes poco virulentos pero difíciles de tratar por volverse resistentes.
Y esto eleva costos no sólo porque se requieren antibióticos de última generación o se agotan las opciones terapéuticas para atacar simples infecciones, sino porque se extienden las estancias hospitalarias.
Claro que tras años de estar tan acostumbrados a ir por nuestro antibiótico ante cualquier estornudo, no es de esperarse que de la noche a la mañana cambiemos esa cultura de automedicarnos. Ni siquiera de parte de los médicos que muchas veces son los primeros que se toman a la ligera la prescripción de un antiinfeccioso sin verificar si hay bicho.
Ocho décadas de mal uso o abuso de los antibióticos han hecho que las bacterias se vuelvan resistentes a sus efectos y los antibióticos estén perdiendo su magia.
La propia OMS estima que la mitad de antibióticos ingeridos no eran necesarios. Y en México el problema es mayor, dada la cultura de autoprescripción.
De acuerdo con una encuesta de Parametría, de Francisco Abundis, 42% de los adultos mexicanos pensamos que somos capaces de automedicarnos sin riesgo para la salud (casi nos sentimos médicos). Ya no hablemos de las recomendaciones en farmacias que hasta 80% son incorrectas. Y la equivocación puede ser no sólo en tipo de medicamento, sino en dosis y duración del tratamiento.
Es de las cosas que se hicieron ver en el Foro sobre Reglamentación de Antibióticos realizado por Pfizer, el laboratorio con el portafolio más importante de medicamentos antiinfecciosos. Entre sus marcas están: Azitrocin (azitromicina), Zyvox (linezolid), Unasyn (ampicilina/sulbactam), Tygacil (tigecilcina), Lincocin (lincomicina), Dalacin (clindamicina) y Vibramicina (doxicilina).
El mercado de antibióticos en México asciende a más de 1,000 millones de dólares. Abarca cerca de 14% de todo el mercado farmacéutico nacional. Es una proporción muy alta frente a lo que representa en otras economías (Brasil 6%, España 4 por ciento).
Y conforme estimaciones de la consultoría IMS Health, para el primer año de exigencia de receta, el efecto en la caída en volumen de este portafolio podría estar entre 30 y 40 por ciento. Es decir que si hoy una farmacia vende 10 antibióticos, con la regulación terminarán vendiendo seis o siete.
Y dicha caída no será solamente porque en farmacias ya no podrán vender antibióticos como si fueran dulces. Con la campaña que la Secretaria de Salud empezará en estos días, los propios médicos deberían ser más conscientes al momento de prescribir un antibiótico.
No se trata de negocio
Sobre el riesgo de generar un mercado de recetas médicas, tocado aquí la semana pasada, en Cofepris reconocen que lo ideal es tener el control de la receta para evitar un mercado negro, pero no se trata de hacer negocio vendiéndoles a las farmacias el software como lo busca hacer Anafarmex, de Antonio Pascual, que, en efecto, sin la lista de médicos estaría vendiendo un software incompleto.
Genomma Lab arremete
Se ve que las dudas del mercado por cumplir sus planes de crecimiento hicieron mella en Genomma Lab, porque ya arremetió con una nueva campaña de sus genéricos. Ahora piden llamar a un teléfono donde dando el nombre del fármaco innovador le recomiendan el respectivo genérico de su marca Primer Nivel. Y no sólo eso, se respaldan de una asociación farmacéutica inexistente. Suena a una campaña desleal y nada ética.
Los laboratorios de AMIIF, que preside Sergio Duplan, de Novartis, ya reclamaron a Cofepris, y algo tendrá que hacer Miguel Ángel Toscano al respecto.
comments powered by Disqus
Copyright © 2013
Desarrollado por: Estrategia360