facebook twitter
Parametría en Medios
Los narcos están ganando una guerra
01/Mar/2011
Por: El Universal
No sé si la de las calles pero sí una igual de importante: la de las ideas. Eso muestra el reciente estudio de Parametria ? aquí la liga ? que revela que para el 15 por ciento de los mexicanos los narcotraficantes son héroes. Así como lo leyó: ¡héroes! Porcentaje al que debemos sumar un 17 por ciento que no sabe cómo calificarlos, o que dicho de otra forma, no se atreve a calificarlos como criminales como el 68 por ciento restante. Y si uno de cada tres mexicanos ve con buenos ojos a los narcos es que las cosas andan muy mal...y se ponen peor.
A la pregunta de si el narcotráfico es un mal necesario una cuarta parte de los mexicanos a nivel nacional está de acuerdo o muy de acuerdo, el 33 por ciento cree que los narcotraficantes generan bienestar en sus comunidades, el 34 por ciento considera que hacen más obras que el mismo gobierno y un 41 por ciento ? cuatro de cada 10 mexicanos - lo ve como un generador de empleos.
¿Qué debemos hacer con estas cifras? En primer lugar preocuparnos. Reacción que debería ser la natural pero que sospecho debe ser enfatizada pues para algunos estas cifran podrían ser naturales. Tendrían su dosis de razón: es un hecho que el narco genera un impacto económico y que desde hace años ha entendido que canalizar parte de ese gasto en su entorno les genera más ganancias que costos. Pero eso no revela ningún tipo de obra social sino una exitosa estrategia de relaciones públicas.
Es la puesta en escena de una ilusión de bienestar porque junto a esa obra viene la construcción de un Estado paralelo en el que las autoridades formales desaparecen - o se subordinan, lo que es peor ? para ceder su lugar a un poder de facto que controla literalmente las vidas de quienes están bajo su mando. Nunca debería ser un poder que se desprenda de la violencia, y no de un acuerdo político legal, el que decida qué se puede hacer o no en una comunidad, por dónde y a qué horas se puede transitar, cuánto se debe pagar por poder trabajar o quién y por qué debe o no vivir.
Y esa es la actividad del crimen organizado que hoy tiene sometido a millones de mexicanos. Porque asumir ? como parecen mostrar algunos indicadores del estudio ? que el narcotráfico es sólo la producción y distribución de droga, que sería incluso sería una actividad socialmente benéfica si no estuviera penalizada la mercancía, es no entender nada del negocio y sí replicar una estrategia de comunicación de esos grupos. Hoy sus actividades pasan por la extorsión, el secuestro, la trata de personas, la piratería, el robo de autos y cuánta actividad ilegal podamos pensar, todo a partir de la infiltración y corrupción del Estado que debiera combatirlos. Esta realidad ? de la que tristemente pueden dar testimonio muchos lectores de este espacio ? fue documentada hace algunos años por el Dr. Moises Naim, notable analista venezolano quien dirigiera la revista Foreign Policy y autor del libro Ilicito, sobre el modus operandi de estos grupos.
Como documenta Naím, todas sus actividades están acompañadas de una u otra forma por la violencia contra sus rivales, las autoridades y la población civil. Por eso debe indignar y preocupar que uno de cada tres mexicanos dude a la hora de llamarlos criminales y un ¡15 por ciento los califique como héroes! ¿Puede ser descrito así alguien que decapita, secuestra, asesina, mutila? ¿es adecuado el término para un grupo de personas que han arrebatado la paz a las comunidades del país?, ¿que están cambiando nuestra forma de vida y la manera en que nos vemos entre nosotros y nos pensamos como país?
¿En qué momento se torcieron tanto las cosas? ¿fueron ellos con sus estrategias de propaganda?, ¿ha sido ? como también aborda el estudio de Parametría? el éxito de la cultura de los narcocorridos?, ¿hasta dónde los medios y las autoridades no han contribuido a este fenómeno al mostrar sus mansiones, mujeres, riquezas y hasta excentricidades como zoológicos privados? ¿hasta dónde les hemos hecho la tarea de mostrarlos como modelos a seguir?
Pero no nos confundamos, en esta guerra ? la de las percepciones ? quien pierde no (sólo) es el gobierno sino todos nosotros. Porque con esta confusa noción de lo bueno y lo malo no está claro de qué lado estamos y debemos estar. No porque nos sintamos obligados a estar del lado del gobierno en turno, pero sí del lado de la noción de Estado y por supuesto en contra de quienes por medio de la violencia se erigen en los señores que ejercen el poder, el poder sobre todos nosotros.
Parametría ya hizo el trabajo de documentar el problema, ahora nos toca a nosotros ? ciudadanos y autoridades - discutir las soluciones.
comments powered by Disqus
Copyright © 2013
Desarrollado por: Estrategia360