facebook twitter
Parametría en Medios
El PRI domina casi todo, pero puede perder Puebla, Oaxaca y Sinaloa
28/Jun/2010
Por: Emeequis. Mónica Cruz
Es cierto que no son adivinos ni tienen una bola de cristal para ver el futuro, menos si éste tiene que ver con elecciones. Para ellos, los expertos en números y estadísticas, nada se puede asegurar cuando de resultados electorales se trata. Las preferencias o las tendencias, dicen, se pueden modificar rápidamente y los ejemplos sobran. Un partido de futbol, aseguran, puede cambiar un resultado en las urnas.

Pero, aun así, para Roy Campos, de Consulta Mitofsky; Francisco Abundis, de la firma Parametría, y Federico Berrueto, del Gabinete de Comunicación Estratégica, hay una realidad más que evidente frente a los ojos de los mexicanos: el PRI tendrá un dominio casi total el próximo domingo 4 de julio, día en que se eligen los gobernadores de 12 estados.

Si sus mediciones no fallan ??una encuesta es muy imprecisa porque no sabemos quién va a ir a votar, y siempre hay un segmento de la población que tiene su preferencia pero la oculta? ?, los candidatos del PRI no tendrán mayor dificultad en ganar ocho o nueve gubernaturas.

Sin embargo, pese a esa superioridad manifiesta, hay un elemento que les puede agriar la fiesta a los priistas: podría perder en tres de los estados en los que los desafían los candidatos de la alianza PAN-PRD: Oaxaca, Puebla y Sinaloa.

Si ello ocurre, no será un hecho menor: será una prueba de hasta dónde puede funcionar la estrategia para contener al PRI en las elecciones del Estado de México en 2011 y en las presidenciales de 2012. Es decir, se están jugando mucho más que tres estados. Este es el análisis.

Los estados seguros para el PRI
-Francisco Abundis: El ganador mayoritario será el PRI, independientemente de la tendencia electoral. De los 12 estados que están en disputa, nueve son priistas; en Tamaulipas la diferencia será de más de 20 puntos, tal vez la más abierta de todas. Seguirían Durango, donde el PRI está entre 13 y 16 puntos arriba, e Hidalgo, donde anda sobre los 18.

-Roy Campos: De los nueve estados que gobierna, el PRI conservará el poder en seis fácilmente: Tamaulipas, Durango, Chihuahua, Quintana Roo, Hidalgo y Veracruz. No hay mucha evidencia de que pueda perderlos.

Los fuertemente competidos
-Francisco Abundis: Por lo menos hay tres estados con contienda cerrada: Oaxaca, Puebla y Sinaloa. En el caso de Puebla, el PRI ganó por 13 puntos la última elección de gobernador, pero triunfó con sólo dos puntos en las municipales. Ese es un dato histórico relevante, independientemente de que Rafael Moreno Valle, el candidato de la alianza PAN-PRD, ha mostrado fuerza.

Lo mismo sucede en Sinaloa. No conozco una medición que tenga arriba a Mario López Valdez (candidato de la alianza PAN-PRD), pero la última elección de gobernador se decidió por sólo dos puntos de diferencia.

En estos estados, la diferencia es de cinco o seis puntos. El PRI va a arriba, pero podrían cambiar las cosas. En Oaxaca la alianza PAN-PRD no tiene una ventaja amplia, la diferencia es un margen de error. En términos estrictos sería cero. Esta tendencia es igual a la de hace seis años: el PRI ganó por un margen de 3 puntos, o sea que todo puede pasar.

-Roy Campos: En tres estados en los que gobierna, el PRI no tiene una victoria segura. Son donde hay alianzas PAN-PRD: Puebla, Oaxaca, Sinaloa. Las elecciones de hace seis años fueron muy cerradas en Sinaloa y Oaxaca. Después, en 2006, el PRI andaba muy mal.

Pero en 2007 y 2009 se recupera, al grado de que gana todos los distritos y recupera municipios importantes. En los dos casos el PRI tiene ventaja, pero en escenarios competidos.

Un caso aislado es Puebla. Ahí no hubo elecciones cerradas hace seis años, ni en 2007, ni en 2009. El PRI tampoco se dividió. Aquí podríamos decir que el favorito es el PRI, pero con un elemento de incertidumbre por enfrentar una alianza del partido de derecha y de izquierda.

-Federico Berrueto: En Tlaxcala, Puebla y Oaxaca los datos no permiten anticipar una victoria del PRI, aunque está en la competencia; puede perder o ganar por una pequeña diferencia. Ahí es difícl determinar al triunfador.

Estados panistas o perredistas que el PRI puede ganar
-Francisco Abundis: De los estados donde no gobierna el PRI, en Aguascalientes y Zacatecas tiene el puntaje a favor. Si perdiera Oaxaca o Tlaxcala, la derrota será compensada por Aguascalientes y Zacatecas.

En Zacatecas existe predominio priista; su candidato, Miguel Alonso, está fuerte, y también hay una descomposición del PRD o del equipo de la gobernadora Amalia García.

-Roy Campos: En Aguascalientes, el PRI ya es mayoría. Recuperó la capital hace tres años, tiene la mayoría del Congreso. Además el PAN salió muy dañado de su conflicto interno. El PRI tiene todos los elementos para recuperarse.

En Zacatecas, el PRD no ha perdido una elección desde hace 12 años. Sin embargo, tuvo un rompimiento, primero con el PT y luego en el partido, que lo debilitaron mucho.

El efecto de los escándalos
-Federico Berrueto: Por sí mismos, no tendrán efectos importantes, sobre todo en donde el PRI lleva mucha ventaja. Podría costarle tres, cuatro puntos. Más que impactar las preferencias, los escándalos impactan la atmósfera políticade la elección. Quien recurre a la guerra negra, al menos como estrategia electoral, es quien va perdiendo, es un recurso desesperado que no suele lograr su objetivo.

Es distinto en Oaxaca, porque la elección está mucho más cerrada y ahí sí hay un escándalo asociado con un gobierno abusivo. Esto puede representar cuatro, cinco puntos que lo lleven a la derrota.

Más que en las preferencias, tienen un efecto negativo en el ambiente político nacional. Afectan las condiciones de entendimiento entre partidos, gobierno federal y estatales.

-Francisco Abundis: No hay consecuencia electoral de estas estrategias. Por ejemplo, no le veo mayor efecto en Veracruz. Podrán pensar en Gobernación que Fidel Herrera es el diablo, pero dudo que los veracruzanos lo crean o, más bien, a estas alturas lo conocen muy bien.

Hay que destacar que el objeto de las acusaciones son los gobernadores que van de salida y no los candidatos. No son temas sustanciales de corrupción. Podrán servir de material para tribunales electorales.

-Roy Campos: Lo que pueden ocasionar es que la gente no vaya a votar, pero no cambiarán las ganas de votar por un partido o por otro.

Lo que están buscando quienes filtran audios e información es para un escenario postelectoral. Pretenden irse a tribunales; las acusaciones serán tema recurrente después del 4 de julio.

Si el PRI gana...
-Francisco Abundis: Depende de en cuáles estados y en qué términos gane. En Zacatecas tendría un significado especial porque ahí no gobierna, lleva mucha ventaja y la elección es relativamente limpia, sin apoyo de un gobernador.

Pero no sé qué lectura tendría su triunfo en Oaxaca. El PRI está en un dilema: ganar a toda costa o ganar de modo legítimo. El gran reto del PRI es ganar bien. No estoy seguro de que le convenga al PRI, ya no digamos a los mexicanos, ganar todos los estados. Si estamos hablando de un regreso del PRI al poder, debe ser en buenos términos. Desgraciadamente, se ven triunfos que no van en ese sentido, como en Oaxaca.

-Federico Berrueto: El PRI está ganando no por mérito propio sino por el fracaso de PAN y PRD. Al PRI se le ve como la menos mala de las opciones e incluso el PRI ha presumido de sus gobiernos, como si tuvieran mucho de qué hacerlo. Llama la atención que los gobiernos priistas están mejor evaluados que los de panistas y perredistas. Hay un problema de calidad de gobierno de éstos, al menos en términos de percepción.

Si las alianzas funcionan...
-Francisco Abundis: El de las alianzas es un tema de efecto-demostración. No se trata de que ganen muchos o pocos estados, sino de que muestren que pueden ganar y se abran sus posibilidades en la elección del Estado de México en 2011 y en la presidencial de 2012. De ahí la importancia de estos comicios. Son históricos en varios sentidos: casi la mitad del país está en contienda electoral, por su nivel de participación es una elección cuasi presidencial.

-Roy Campos: Con la victoria de las alianzas se probaría que se puede vencer al PRI con esta estrategia. No es que sea inusual el triunfo de las alianzas. Las hubo en 1999 en Nayarit, en Chiapas en 2000 y en Yucatán en 2001. Pero desde hace nueve años no han podido vencer al PRI. Esta elección es un preludio de 2011 y 2012. Tanto así que vemos a posibles candidatos, como Enrique Peña Nieto o Marcelo Ebrard, entre otros, haciendo campaña ahora.

-Federico Berrueto: Sería un gran mérito y una hazaña. La verdad nadie se espera que el PAN pueda ganar más de tres o cuatro estados. La coalición con el PRD tiene, en todo caso, posibilidades en Puebla y Oaxaca.
comments powered by Disqus
Copyright © 2013
Desarrollado por: Estrategia360