facebook twitter
Parametría en Medios
¡Échele una mano a los profes?!
07/Mar/2011
Por: Semanario Zeta
Una encuesta realizada por Parametría, un artículo de la revista digital Reporte Índigo y la práctica diaria de la docencia, motivan estos comentarios.
Pero, como dicen que dijo Jack ?el destripador?: Vayamos por partes.
El artículo de Reporte Índigo se titula: ?¿Somos una bola de mal educados?? Y luego de citar algunas conductas cotidianas pero indebidas, (meterse a la fila, estacionarse donde y como no se debe, diversos incidentes de tránsito, corrupción, faltas de respeto y consideración, etc.) cuestiona sobre cuál es la diferencia entre un país rico o un país pobre, se contesta el mismo escrito que en realidad, lo que hace tal diferencia es la educación, pues ésta provee tecnología para transformar esos recursos en satisfactores para la humanidad.
El artículo sigue diciendo que no es lo mismo educación que cultura, pues podemos encontrar personas educadas pero sin cultura y personas cultas pero sin educación ?me vienen algunos ejemplos a la mente, pero por educación me los callo? de tal forma que la educación no es garantía de cultura ni la cultura de la educación.
Después hace una referencia a lo que es cultura y la define como la acumulación de usos y costumbres que nos permiten una convivencia sana, luego revela los resultados de una encuesta (Encuesta nacional de hábitos, prácticas y consumos culturales/Conaculta/diciembre 2010) según la cual el 68% de los mexicanos no ha leído un libro en el ultimo año, el 13% afirma haber leído solamente un libro en el mismo lapso, el 7% dice que dos libros y sólo el 2% afirma que leyó cuatro libros; cita además los resultados de la prueba Enlace, los cuales indican que 60% de los alumnos de primaria se ubican en los niveles de ?insuficiente: o ?elemental? en las asignaturas de Español y Matemáticas, en tanto que en secundaria, el porcentaje aumentó al 80%.
Cifra las esperanzas de cambio en los niños, afirma que sí se puede cambiar la forma de pensar y actuar para bien y termina diciendo que a los mexicanos nos hace falta mucha cultura cívica para dejar de ser una bola de mal educados, no sin antes darle una ?raspadita? al gremio docente.
De acuerdo con la mayoría de las afirmaciones del artículo citado.
Sin embargo, no toda la culpa ?como siempre se pretende hacer creer? es de los docentes.
Vea. Los niños y jóvenes reciben educación formal e informal, entendiendo por la primera la que incluye procesos de enseñanza-aprendizaje llevados a cabo en centros de educación o formación, con carácter estructurado (según un programa con objetivos, metodología, etc.) y a cuyo término se obtiene un certificado o un título. Las escuelas del país pueden ser un ejemplo de esta educación formal.
En tanto, la educación informal comprende aquellos procesos de enseñanza-aprendizaje que se dan en las actividades de la vida cotidiana con la familia, el trabajo, o los amigos, es decir, no se enmarca en objetivos didácticos, ni en una metodología y tampoco conduce a la obtención de un título o certificación. La educación informal en la mayoría de los casos no es intencional, es decir, los sujetos no se imponen como objetivo formal ni el enseñar ni el aprender.
De tal forma que los niños y los jóvenes aprenden de todo y de todos y no siempre cosas de provecho para ellos.
Es aquí donde cabe resaltar la importancia que tiene la familia como parte fundamental en la educación de los hijos, es la primera en formar, inclusive antes que cualquier institución, tan es importante la educación familiar que hay quienes afirman que, cuando ésta falta, difícilmente puede suplirse. Es a través de la familia que se introduce a la sociedad civil a las personas, por ser precisamente la primera ?escuela? del ser humano.
Malo cuando ni en la misma familia los niños y los jóvenes reciben una buena formación, entonces sí que ?como decía mi sabia abuela? ?aquí es donde la puerca torció el rabo y los puerquitos el rabito?, porque resultará mucho más difícil que su formación sea provechosa para ellos y la sociedad. Y, créame, de éstos hay muchos casos, más en estos difíciles tiempos por los que transitamos.
Quedó claro ya que los mexicanos no tenemos el hábito de leer, de cultivarnos, pero sí en cambio muchos tienen gustos populares en la música, la forma de vestir, hablar o conducirse y que, no por ser populares son los mejores. Es aquí donde entra la encuesta realizada por Parametría:
Según la encuesta (Parametría, SA de CV, ?Los narcocorridos en México?, 12 al 16 de febrero de 2011) los narcocorridos se han convertido en todo un fenómeno social y cultural y hasta tolerables para una parte de la sociedad: el 76% de los encuestados sabe lo que es un narcocorrido, es decir, casi solamente 2 de cada 10 mexicanos desconocen los narcocorridos. Y eso que no se divulgan en medios de comunicación abiertos.
Casi siete de cada diez personas que conocen los narcocorridos creen que éstos reflejan la realidad (69%), el 90% de quienes conocen de este tipo de música declaran haberlos escuchado, el 37% de quienes escuchan narcocorridos dicen hacerlo frecuentemente, sólo el 4% dijo no escucharlos nunca, el 33% no considera que los líderes del narcotráfico sean criminales.
Sus hijos, nuestros alumnos, están todos los días expuestos a estos y a otros fenómenos sociales, que en ocasiones resultan ser más poderosos que toda la información y formación que reciben en las escuelas. Repase y revise las conductas, las actitudes, la forma de expresarse y de conducirse de sus hijos y se dará cuenta de lo anterior. Revise también si en su familia se está cumpliendo una de sus funciones principales, la formación y educación de los hijos.
Échele una mano a los maestros, no podemos solos con tan tremenda tarea, pues, como lo he comentado con padres de familia, nuestra labor es compartida y, si le sumamos la ayuda de autoridades y de los propios alumnos, algo más se podrá lograr.
P.D.- Así como no todos los doctores son ?matasanos?, ni todos los abogados son transas, ni todos los contadores son tacaños, tampoco todos los docentes son flojos o aviadores.
Óscar Hernández Espinoza es egresado de la Facultad de Derecho por la UABC y es profesor de Cultura de la Legalidad y de Formación Cívica y Ética en Tijuana.
comments powered by Disqus
Copyright © 2013
Desarrollado por: Estrategia360