facebook twitter
Parametría en Medios
Izquierda dividida
25/Mar/2011
Por: José Fernández Santillán
Una reciente encuesta de Parametría-Univision reporta que el PRD ha perdido en cinco años 19 puntos en la preferencia de los ciudadanos. Otro indicador del declive perredista aparecido en esa misma encuesta señala que si en 2006 ese partido estuvo a tan sólo 0.56% de alcanzar la Presidencia de la República, hoy ha quedado relegado a un tercer lugar en las simpatías de los electores. De haber sido un instituto político que en ese año se presentó como una opción real de gobierno, ahora, 62% de los encuestados opina que el partido del sol azteca se ocupa más de las luchas internas que de la solución de los problemas nacionales.
Un lustro atrás la izquierda mexicana estaba unificada en torno a la coalición Por el Bien de Todos y la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador; hoy, en contraste, las fuerzas progresistas en nuestro país se encuentran desbalagadas y sin rumbo. ¿A quién beneficia la deplorable situación en la que se encuentra la izquierda mexicana?
No hay duda: los beneficiarios de esta caída son el presidente Felipe Calderón y su partido. En tanto que en las pasadas elecciones presidenciales los conservadores se enfrentaron a un bloque de oposición unido y fuerte, con el paso del tiempo lograron algo que se antojaba imposible: dividir y debilitar a sus acérrimos adversarios. Y lo hicieron metiendo una cuña en el PRD con el pretexto de las alianzas electorales en varias entidades del país. Ciertamente, los resultados obtenidos el año pasado fueron positivos para los aliancistas.
Sin embargo, los propios perredistas animadores de la mancuerna con el PAN, hicieron un alto en el camino para reconocer que era mejor, para el caso del Estado de México, dejar a un lado el acuerdo con el blanquiazul para reagruparse en torno a la figura de un candidato de unidad, Alejandro Encinas. Este intento de reunificación, empero, se frustró por el empecinamiento de Los Chuchos de ir a una consulta para ver si la gente apoya o no la alianza PAN-PRD. Muchos nos preguntamos ¿de qué tamaño será el compromiso que adquirió Nueva Izquierda con Calderón y su partido para sacrificar la unidad y la recuperación de la izquierda?
Entre los argumentos que los aliancistas han esgrimido a su favor se encuentra el de que era preciso ?emparejar el terreno de la competencia? porque de otra manera el PRI se hubiera escapado. Sin embargo, ese argumento no se sostiene en pie apenas vemos que en el lance el PRD se ha partido en dos. En tales condiciones es imposible competir decorosamente. Allí están los números de Parametría y otras encuestadoras que muestran la situación en la que se debate, penosamente, nuestra izquierda.
Es previsible que el pleito continúe en virtud de los resultados emanados del Consejo Nacional, el cual dio la presidencia del PRD a Jesús Zambrano y la secretaría general a Dolores Padierna. Como se sabe, uno proviene de las filas de Nueva Izquierda; la otra milita en Izquierda Democrática Nacional. La manzana de la discordia ?pero no la única? sigue siendo la alianza con el PAN. Asunto que, a mi parecer, ni ideológica ni pragmáticamente se justifica. Menos aún, cuando observamos que los aliancistas le han servido de tabla de salvación a un gobierno a la deriva.
Con todo y eso, la evidencia muestra que en las elecciones del Estado de México la estrategia aliancista sufrirá un estrepitoso revés. Como dijo Juan Gabriel: ?Pero qué necesidad, ¿para qué tanto problema??.
comments powered by Disqus
Copyright © 2013
Desarrollado por: Estrategia360