facebook twitter
Carta Paramétrica
La politización de la economía

La percepción de los mexicanos sobre el desempeño de la economía del país y personal no depende del comportamiento de los indicadores macroeconómicos o de cómo se encuentren sus bolsillos sino de variables electorales.

La Encuesta Nacionalen vivienda de Parametria muestra que en los meses previos a las elecciones federales de 2003 y 2006, la población manifiesta un mayor optimismo respecto al desenvolvimiento de la economía en el pasado y como podría evolucionar hacia el futuro. Pero una vez pasada la efervescencia electoral, las percepciones económicas de los mexicanos vuelven a la normalidad.

Estos datos indicarían que para una buena parte de la opinión pública, los esfuerzos realizados por el gobierno federal en aspectos como el control de la inflación, la generación de empleos, el crecimiento del producto interno bruto, entre algunos más, no son determinantes en la apreciación que los mexicanos tienen de la economía. Al menos no durante la administración foxista.

Al parecer influye más en la percepción de la gente las promesas de los candidatos en campaña y todo el entorno electoral que el buen o mal funcionamiento de la economía. En otras palabras, político en campaña mata economista.

Lo anterior se nota de forma más clara en la visión de los ciudadanos sobre la economía nacional y personal de los últimos doce meses (retrospectiva), la cuál normalmente es pesimista cuando no hay elecciones, y sólo en los dos meses anteriores a las elecciones federales de 2003 y 2006, las opiniones positivas superan a las negativas para luego volver a su curso natural.

En el caso de las expectativas económicas a nivel nacional e individual de los próximos doce meses (prospectiva), las percepciones de la gente son optimistas la mayor parte del tiempo, pero en época electoral este optimismo se acentúa.

Dado este fenómeno, la gran interrogante a responder es a quien beneficia electoralmente esta situación. La teoría política señala que cuando existe una percepción favorable de la economía, el principal beneficiado es el partido en el poder.

Al analizar las preferencias de los electores en los meses previos a la elección federal de 2003 y 2006, se encuentra que aquellos que veían con buenos ojos el desempeño de la economía nacional votaban en su mayoría por el Partido Acción Nacional, mientras que quienes tenían una percepción negativa se inclinaron por el Partido Revolucionario Institucional en el 2003, y por el Partido de la Revolución Democrática en el 2006.

Con esta información se corrobora que en época electoral, las creencias de la gente sobre la economía importan más que el propio desempeño real de la misma, pues las preferencias políticas terminan impactando la percepción económica del ciudadano.

NOTA METODOLÓGICA.Estudio: Encuestas en vivienda. Representatividad: Nacional. Número de entrevistas: 1,000. Nivel de confianza estadística: 95%. Margen de error (+/-) 3.1%. Diseño, muestreo y análisis: Parametría SA de CV. Operativo de Campo: Grupo Viesca. Método de muestreo: Aleatorio sistemático con probabilidad proporcional al tamaño. Unidad de muestreo: Las secciones electorales reportadas por el IFE. Fecha de levantamiento: del 8 al 11 de Septiembre del 2006.

comments powered by Disqus
Copyright © 2013
Desarrollado por: Estrategia360