facebook twitter
Carta Paramétrica
Cómo es y cómo quisieran los mexicanos que fuera su sociedad

Hablar sobre las características de una sociedad es referirse a un tema polémico y que puede abordarse desde diferentes perspectivas, ya sea que se trate como un asunto político, económico, religioso, etc. o se le analice de acuerdo al momento histórico de una nación.

 

El propósito de este artículo no es hacer un análisis detallado de la sociedad mexicana, sino sólo presentar el punto de vista de sus habitantes respecto a este tema. Para ello, se utilizará información de la Encuesta Nacional en Vivienda de Parametría del  2008.

 

¿En dónde está México como sociedad?

 

Los desequilibrios económicos son un asunto presente en toda observación social. Para la mayoría de los ciudadanos, México es actualmente una sociedad desigual, donde una pequeña élite se encuentra hasta arriba y goza de un gran poder adquisitivo, en tanto que el grueso de la población se halla en el fondo, y lo que sucede en medio no lo tienen muy claro.

 

El reparto desigual de la riqueza es determinante en la forma en que se percibe la sociedad mexicana. De acuerdo con la encuesta de Parametría, el 37% de los mexicanos considera que su sociedad mexicana se parece a una especie de tornillo, situación que coloca unos cuantos en la cima (ricos), a poca gente en medio (clase media) y a la mayoría de las personas hasta abajo (pobres).

 

Un 34% de los encuestados indica que la estructura de la sociedad mexicana se asemeja más a una pirámide. Es decir, con una minoría de individuos en la cumbre, con más gente en medio y casi todos en la base.

 

Las similitudes entre una sociedad en forma de tornillo y una piramidal es que en ambos casos la base es amplia y pocos los privilegiados. Aunque la principal diferencia tiene que ver con el tamaño de la parte de en medio. En ambos casos queda de manifiesto que la brecha económico-social es muy amplia.

 

Una sociedad con características de tornillo implica un país con una clase media débil, y por consiguiente, que puede quebrarse con mayor facilidad ante alguna adversidad. A esa capa social tocan con mayor severidad fenómenos como las crisis financieras.

 

Otra peculiaridad de una sociedad atornillada es que subir posiciones en la escala social pareciera ser más complicado, pues para hacerlo se necesita de un elevador, el cuál tiene la peculiaridad de que sólo puede llevar unas cuantas personas consigo.

 

Esta característica deja ver también la existencia de problemas en cuestiones como la educación, ya que en los sectores marginados el rezago educativo se convierte en un obstáculo para el progreso individual y colectivo. En el fondo, pesa mucho el ingreso familiar.  

 

En una sociedad piramidal se muestra una clase media menos débil, y por lo tanto, menos expuesta a las adversidades sociales o económicas. Además, el ascenso en la escala social es a través de una escalera, a la cuál pueden acceder casi todos. La desventaja de subir escalones es que puede ser muy cansado y se requiere de más tiempo.

 

Las carencias económicas, que repercuten en la calidad educativa, se convierten en los sectores más pobres, e incluso en la clase media, en factores que mantienen congelada la movilidad social.

 

Percepción de la sociedad según la identidad partidista

 

Un aspecto interesante sobre la manera en que se ve a la sociedad mexicana, está relacionado con la afinidad partidista de la gente. Panistas, priístas, perredistas y apartidistas tienen concepciones distintas de su sociedad.

 

Los panistas creen que la estructura social del país tiene la figura de una pirámide, los priístas se dividen entre una sociedad piramidal y una en forma de tornillo, mientras que los perredistas y las personas que no simpatizan con ningún partido político piensan que México se parece a un tornillo.


 

¿Hacia dónde quieren llegar los mexicanos como sociedad?

 

Existen básicamente tres diferentes posiciones entre los mexicanos sobre el tipo de sociedad a la que aspirarían llegar. El 27% desea una sociedad en forma de pirámide invertida, es decir, con mucha gente hasta arriba y los menos hasta abajo.

 

El 31% prefiere una sociedad con la mayoría de la gente en medio y con pocos individuos en los extremos y el 18% quisiera ver un país como una pirámide, excepto que en la base no hubiera tantas personas.

 

Pero independientemente del tipo de sociedad que quieren los mexicanos, lo que puede apreciarse como común denominador en estos tres distintos modelos, es una clase media más fuerte. En otras palabras, anhelan mayor igualdad pero no en la parte baja sino en la parte alta.

 

 

Conclusión

 

Las opiniones de los mexicanos se enmarcan en un viejo anhelo político social y de justicia social, que de una y otra forma tienen en sus plataformas los partidos políticos y es la base de las campañas políticas de casi todo tipo.  Al parecer la coincidencia llega a juntar a pobres, ricos y  clasemedieros, pero es un hecho que los marginados son los que tienen menos expectativas de cambiar su lugar en la escala socio-económica, pero la situación tampoco es optimista entre la clase media, constantemente amenazada por las turbulencias.    

 

Por ello, la estructura de una sociedad no sólo se mide por la manera en que se reparte el ingreso, sino también por la forma en que se distribuyen aspectos como el consumo, la propiedad, el derecho al trabajo, el acceso a los servicios públicos, el poder político, la movilidad social, entre algunos más.

 

Los resultados de la encuesta de Parametría, muestran que los mexicanos consideran que todos estos elementos están concentrados actualmente en unos cuantos y que el grueso de los ciudadanos no goza de los mismos privilegios.

 

Los mexicanos están conscientes de que viven en una sociedad desigual, pero  también manifiestan el deseo de poder construir un país más equitativo y justo. Hay teorías sobre que el bono democrático, que se entregó con la alternancia en al Presidencia, no ha rendido los frutos prometidos en materia económica y social, pues la brecha entre ricos y pobres sigue siendo abismal y se contempla la posibilidad de construir un puente que de lugar a una real movilidad social.

NOTA METODOLÓGICA

Estudio: Encuestas en vivienda. Representatividad: Nacional. Número de entrevistas: 1,200. Nivel de confianza estadística: 95%. Margen de error (+/-) 2.8%. Diseño, muestreo y análisis: Parametría SA de CV. Operativo de Campo: Lumich Consultores. Método de muestreo: Aleatorio sistemático con probabilidad proporcional al tamaño. Unidad de muestreo: Las secciones electorales reportadas por el IFE. Fecha de levantamiento: del 19 al 24 de Septiembre del 2008.

comments powered by Disqus
Copyright © 2013
Desarrollado por: Estrategia360