facebook twitter
Carta Paramétrica
¿Por qué la influenza en México?

Hay muchas incógnitas alrededor de la crisis de salud pública por la que atraviesa México. Algunas se resolverán con el tiempo y el análisis de los datos que se irán acumulando. Algunas otras tal vez terminen siendo difíciles o imposibles de resolver y lamentablemente sólo habrá elementos de especulación para contestarlas.

 

Probablemente se irán resolviendo cuestiones como el origen de la influenza porcina, el perfil de sus víctimas y el porqué de su vulnerabilidad, la temporalidad y velocidad de su acción, los mecanismos de propagación, entre otras. No obstante, la que parece ser una de las preguntas más importantes, más complicada y que se prestará a ejercicios de análisis interminables no será de sencilla respuesta: ¿Por qué México, por qué en México?

 

Estudios recientes difundidos por BBC y realizados en los mejores centros de investigación especializada en temas de epidemiológicos como la Universidad de Londres, la Universidad de Georgia y la Universidad de Columbia señalaban muchos otros destinos en el mundo como los más probables o los de alerta roja para un evento como este.


 

En el mapa de enfermedades infecciosas emergentes México país y su ciudad capital aparecen en el mapa en un nivel intermedio de riesgo. Por arriba hay muchos otros lugares. Los criterios de esta clasificación son dos: biodiversidad y concentración de población. Bajo estas dos variables, lo más probable es que el siguiente brote epidemiológico del tipo influenza aviar o Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS en el que fallecieron alrededor de 800 personas y llego a más de 30 países) no debería de suceder en estas latitudes o en México.

 

En principio, Asia o el sudeste asiático deberían ser los destinos más probables o África. En el citado mapa aparece prácticamente toda Asia, o incluso lugares en Europa con señales de alarma. Como lugares probables o por lo menos más probables que nuestro país.

 

¿Por qué en México? ¿Será una vulnerabilidad congénita como la propensión de los mexicanos a la diabetes, serán los hábitos de higiene de los ciudadanos, será una población inmunodeprimida vulnerable?

 

Entre las enfermedades infecciosas evaluadas en una encuesta realizada por Parametria, el SIDA (86 por ciento) aparece como el de mayor preocupación seguido de influenza aviar y el dengue (80 por ciento) y ligeramente abajo cólera (79 por ciento). Este ordenamiento en las preocupaciones probablemente se debe a que el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida se le considera fatal y sin cura conocida. Sin embargo, los otros tres padecimientos no aparecen con mucho menor porcentaje de preocupación. Es decir, los mexicanos son una población con predisposición para preocuparse por este tipo de eventos y son relativamente conocidos. Una pregunta legítima con estos números sería si con estos niveles de preocupación se hubiera podido hacer algo preventivo.

 

 

Dice la mayor parte de la literatura que no hay sociedad preparada para evitar un evento de esta naturaleza. Sin embargo, esta experiencia obligará a revisar todos los hábitos que puedan tener alguna consecuencia sobre la salud pública y en caso de ser necesario, cambiarlos. Algunos de estos hábitos ya se han cambiado, súbitamente, de la noche a la mañana. Con suerte dejará costumbre y podría tener una consecuencia positiva sobre la salud pública mexicana, más allá de esta eventualidad.

comments powered by Disqus
Copyright © 2013
Desarrollado por: Estrategia360