facebook twitter
Carta Paramétrica
La mala educación

Aún con malos resultados, la educación pública en México y el trabajo del gobierno en la materia son altamente valorados por los ciudadanos.

Investigación de Parametría revela que los mexicanos, además de apreciar favorablemente los resultados de la educación, desconocen el carácter público de ésta.

El trabajo del gobierno federal en educación es visto como bueno o muy bueno por la mitad de la población, 49%. Mientras que únicamente el 22% opina que el desempeño federal es malo o muy malo. Las mediciones de Parametría indican que, a lo largo del sexenio del Presidente Felipe Calderón la apreciación del desempeño en educación no ha bajado del 42% e incluso es uno de los rubros mejor calificados de la actual administración federal.

En el DF las cosas no resultan diferentes. La mayoría de los encuestados (52%), cree que la labor del gobierno capitalino ha sido buena. Únicamente el 16% la considera mala y un 3% muy mala.

Las buenas calificaciones otorgadas por los ciudadanos contrastan con los resultados obtenidos por la educación mexicana en las evaluaciones tanto nacionales como internacionales.

Los resultados de la Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE) 2010 revelan que la mayor parte de los alumnos de primaria tienen un nivel elemental (apenas superior al insuficiente) en Matemáticas, Español e Historia.  En tanto, la mayoría de los alumnos de secundaria, 53%, tiene un conocimiento insuficiente de Matemáticas; el 43% cuentan con un nivel elemental de Español y el 63% el mismo nivel en Historia.

Para el caso del DF, en el que también hay buena evaluación de la sociedad a la educación, los resultados no son más alentadores. Para 2010, bajó el porcentaje de alumnos con conocimientos buenos y excelentes y creció el de insuficientes en Español. En Matemáticas también se incrementó el porcentaje de alumnos con nivel insuficiente.

La prueba del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA) revela también el bajo nivel de la educación en México. En los resultados de 2006 de PISA, estudio realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, México obtuvo en promedio 409 puntos, justo a la mitad del total que puede obtenerse.

Aunque desconcertante –al revisar las evaluaciones-, la buena opinión que tienen los mexicanos de la educación puede explicarse por el concepto que de ella se tiene.

Consagrada en el artículo 3° constitucional, la educación tiene carácter obligatorio y laico, gratuito. Los costos de la educación son asumidos por el Estado, ente  obligado a proporcionar instrucción en el nivel básico (preescolar, primaria y secundaria). Es decir, el Estado brinda la educación gracias a los recursos que obtiene de las contribuciones fiscales de los ciudadanos.

Aún con ello, el 35% de los habitantes del Distrito Federal cree que la educación pública es gratis, es decir, que no existe costo por ella. De esta concepción puede inferirse que los padres, por considerarla “gratuita” no exijan calidad.

Al considerar mecanismos para mejorar la educación 7 de cada 10 padres consideran que, de tomar acciones en las escuelas de sus hijos, se elevaría la calidad de la enseñanza.

Aunque, como lo demuestran los datos,  esa opinión mayoritaria no se traduce en participación de los padres.

De hecho, la intervención de los padres en las actividades escolares no está considerada como un atributo importante de la educación. Son la preparación de los profesores y los planes de estudio los elementos más importantes que, de acuerdo con los encuestados, debe tener la educación pública.

Junto a la colaboración de los padres están, en el fondo como elementos fundamentales de la educación pública, la ubicación de los planteles escolares, la educación física y las actividades culturales y recreativas.

La preparación de los profesores, vista por el 26% como el atributo más importante de la educación pública atraviesa por la evaluación docente, en este respecto México se encuentra rezagado en comparación con otros países.

En México las evaluaciones de los profesores no son obligatorias, a diferencia de países como Alemania, Irlanda, Francia, Estados Unidos, Portugal, Brasil y Chile, entre otros; además de que en estos países, las evaluaciones se usan como el único criterio para que los docentes puedan ascender en el escalafón y recibir aumentos salariales.[1]

Con la conformidad mostrada por la ciudadanía con los bajos niveles educativos del país, escasa participación en las actividades escolares y sin incentivos adecuados para elevar la preparación de los profesores se antoja un panorama complicado para la mejoría del sistema educativo en México, cuando menos en los años próximos.

FUENTES:

PARAMETRÍA: Encuesta en vivienda. Representatividad: Nacional y DF. Número de entrevistas: 500 nacional; 1500 en DF. Nivel de confianza estadística: 95%. Margen de error (+/-) 4.4% nacional; (+/-) 2.5%. Diseño, muestreo y análisis: Parametría SA de CV. Operativo de Campo: Lumich Consultores. Método de muestreo: Aleatorio sistemático con probabilidad proporcional al tamaño. Unidad de muestreo: Las secciones electorales reportadas por el IFE. Fecha de levantamiento: del 29 de julio al 3 de agosto de 2010 nacional y del 2 al 6 de octubre de 2010 DF.

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en: Instituto de Investigaciones Jurídicas, UNAM, http://bit.ly/fqTYMU

Reforma: “¿Y quién evalúa al profe?”, 01 de septiembre 2009.


[1] “¿Y quién evalúa al profe?”, Reforma, 01 de septiembre 2009.

comments powered by Disqus
Copyright © 2013
Desarrollado por: Estrategia360