facebook twitter
Carta Paramétrica
WikiLeaks y la opinión pública

La opinión pública mundial ha reaccionado de distintas maneras ante la revelación por medio de WikiLeaks de miles de cables diplomáticos del Departamento de Estado de los Estados Unidos. Mientras algunos periodistas, académicos, líderes sociales, diplomáticos y funcionarios de gobierno han festejado la publicación de los materiales, otros personajes han cuestionado y criticado la filtración de documentos, considerada como la más grande en la historia.

La discusión sobre la filtración ha invadido espacios de noticias y de redes sociales. Un estudio del Project for Excellence in Journalism, dependiente del Pew Research Center, muestra cómo WikiLeaks ocupó el 16% de los enlaces a noticias en los blogs, en un seguimiento del 29 de noviembre –un día después de la revelación de los primeros cables-, al 03 de diciembre. En Twitter, WikiLeaks ocupó el 24% de las menciones en el mismo periodo.

Del 29 de noviembre al 5 de diciembre, WikiLeaks se convirtió en el segundo tema más recurrente en la cobertura noticiosa de los Estados Unidos (considerando los titulares de los periódicos, noticias por cable, espacios en radio, noticieros y sitios web de noticias), superado sólo por la economía.

Además de captar buena parte de la cobertura noticiosa y de los espacios en redes sociales, la revelación de WikiLeaks causó reacciones mayormente negativas entre la sociedad norteamericana.

La reciente entrega de WikiLeaks, conocida como “Cablegate”, no ha sido la única considerada “negativa” entre la ciudadanía estadounidense. En agosto pasado  una medición también del Pew Research Center indicaba que el 47% de los norteamericanos creía que la publicación a finales de julio de más de 90 mil documentos de la Guerra de Afganistán (Afghan War Diary) dañaba al interés público, frente al 42% que mencionaba un beneficio.

Para el Cablegate la posición negativa aumentó al 60%, posiblemente al tratarse de la revelación más grande de documentos privados en la historia y de comunicaciones que provenían de las embajadas de Estados Unidos en todo el mundo y del Departamento de Estado a las sedes diplomáticas. Únicamente el 31% consideró que la revelación favorecía al interés público.

WikiLeaks, que usa el lema “We open governments”, se define como una organización sin fines de lucro, que tiene el objetivo de llevar información al público, bajo el principio fundamental de la libertad de expresión y opinión. Aunque, según una encuesta de CBS, la mayoría de los estadounidenses, el 73%, opinan que el público no tiene derecho en conocer la información emitida por su gobierno si con la difusión se pudiera afectar la seguridad nacional.

En el mismo tenor está la opinión de los alemanes, el 53% de ellos no considera apropiado que existan sitios como WikiLeaks en los que se difunden documentos secretos, mientras que 43% opina que es buena la presencia en la web de esas plataformas.

Al igual que los estadounidenses, los alemanes opinan que los documentos secretos no deben hacerse públicos, sino permanecer confidenciales. El 65% así lo piensa, ante un 31% que considera que la organización tiene derecho a publicar y difundir los cables.

En cambio, en España han tenido un mejor recibimiento las filtraciones, de acuerdo a datos de la encuesta de El País y Metroscopia. Seis de cada diez españoles (el 57%) está a favor de la salida a la luz de los cables diplomáticos.

Incluso, los españoles se han manifestado sobre el contenido de los cables, al señalar que, en algunos casos, muestran excesos de los diplomáticos estadounidenses al tratar de influir en las decisiones de funcionarios del gobierno español.

FUENTES:

comments powered by Disqus
Copyright © 2013
Desarrollado por: Estrategia360