facebook twitter
Carta Paramétrica
Voto duro de los partidos, a la baja; crece voto independiente

A la identidad partidista frecuentemente se le conoce como voto duro. Así llamamos al voto que es leal a una fuerza política o partido, independientemente de sus circunstancias, su desempeño de gobierno, o incluso escándalos mediáticos.

México al igual que buena parte del mundo democrático presenta una clara tendencia a la baja del voto duro. Aquel votante que deja de ser leal a un partido se le conoce como independiente. El crecimiento del voto independiente hace que las elecciones cada vez sean más volátiles y por lo tanto menos predecibles.

Como muestra la tendencia de la serie de El Financiero-Parametría de la última elección federal a la fecha, hay una caída clara de los leales a las distintas fuerzas electorales. Y si bien todos los partidos han perdido en su identidad partidista, las los más afectados son el PRI y el PRD.

El PRI, que tuvo un respaldo más alto, registra las alzas y bajas más notables, y el PRD, una caída considerable para su propia tendencia. Como se observa en el gráfico, el PAN tiene una identidad baja pero estable desde hace tiempo (alrededor de 15 puntos).

La identidad partidista es un concepto clásico de la Escuela de Michigan, Estados Unidos, de principios de la década de los 60´s. La forma de medirlo es con una pregunta similar a: “Independientemente de por quién vaya a votar el día de las elecciones, ¿usted se considera, simpatiza o se siente cercano al PAN, PRI, PRD, etc?”

En principio, la identidad partidista es un referente que da al votante una guía sobre cómo debe ver las políticas públicas, las acciones de gobierno de su partido y de los partidos competidores. Le ahorra mucho tiempo de reflexión y evalúa la política según los principios o identidad de su partido.

Existe una correlación clara entre preferencia electoral e identidad partidista. Un porcentaje alto de identidad partidista debería resultar en una alta preferencia electoral. En elecciones de baja participación el concepto de voto duro cobra mayor relevancia. La próxima elección intermedia será una de esas elecciones de baja participación.

EL ARRAIGO DEL PRI

Para algunos es una sorpresa que el Revolucionario Institucional sea el partido con mayor identidad partidista. A esto hay que decir que hasta antes del año 2000 fue el partido de Estado. Para un buen número de mexicanos –sobre todo los de mayor edad– fue lo único que conocieron durante mucho tiempo.

De allí que su identidad sea tan arraigada. Por otra parte, la identidad del PRI no solo depende del gobierno federal. Frecuentemente la identidad de un partido depende más de su partido local.

Al mismo tiempo que la identidad partidista va en descenso, el voto que se define a partir de observar quién es el candidato pasa a ser cada vez más importante.

A la pregunta de “¿Para usted qué es más importante a la hora de decidir su voto, el partido o el candidato?”, el porcentaje que responde la segunda opción cada vez aumenta más. Este fenómeno ha llevado a que los candidatos ciudadanos, es decir, los que no están vinculados a ningún partido político, pasen a ser una opción electoral viable.

CANDIDATOS FAMOSOS

Frecuentemente los líderes de partidos políticos confunden la popularidad que alcanzan algunos personajes en el deporte o en la farándula, con la popularidad que se requiere para ser electo. Salvo algunas excepciones, esta popularidad es transferible al ámbito político.

Cómo muestra la última entrega de la serie El Financiero-Parametría un porcentaje considerable de mexicanos se enteró del registro de candidaturas de ciudadanos vinculados con el espectáculo o el deporte, como Carmen Salinas, Cuauhtémoc Blanco o el payaso Lagrimita (70 %). Sin embargo, los ciudadanos no parecen estar convencidos de que una persona sin experiencia pueda ser un buen representante popular. 

Los electores prefieren la experiencia de los políticos (70 %). Consideran que las candidaturas de figuras populares responden a una intención electoral, más que de mejor representación (60 %).

 

LOS INDEPENDIENTES

Probablemente, el único ejemplo de candidatura ciudadana exitosa es la del candidato a la gubernatura de Nuevo León Jaime Rodríguez, mejor conocido como El Bronco. Más allá de si obtiene el triunfo o no, que tenga una intención de voto de 20 % es un evento inédito en el sistema electoral mexicano. Al parecer, un requisito que la ciudadanía ha observado en él para ser preferido por el electorado son sus antecedentes políticos o su experiencia en el tema.

En conclusión, la caída de la identidad partidista y la creciente tendencia del electorado a votar dependiendo del candidato, no significa que se pueda transferir la popularidad de ámbitos tan disímbolos como la farándula, el deporte a la política. Al parecer el electorado quiere candidatos dentro o fuera de los partidos políticos con experiencia, combinación difícil de cumplir para un candidato ciudadano.

Artículo publicado en El Financiero el 29 de marzo de 2015

http://www.elfinanciero.com.mx/nacional/voto-duro-de-los-partidos-a-la-baja-crece-voto-independiente.html

Fuente:

PARAMETRÍA: Encuesta Nacional en vivienda. Representatividad: Nacional. Número de entrevistas: 1,200 cuestionarios hechos a personas de 18 años en adelante con credencial para votar que residan en el lugar de interés al momento de la entrevista. Fecha de levantamiento: del 14 al 18 de marzo de 2015. Tasa de Rechazo: 35 %. Nivel de confianza estadística: 95 %. Margen de error: (+/-) 2.8 %. Diseño, muestreo, operativo de campo y análisis: Parametría SA de CV. Método de muestreo: Aleatorio sistemático con probabilidad proporcional al tamaño. Unidad de muestreo: Las secciones electorales reportadas por el INE.

comments powered by Disqus
Copyright © 2013
Desarrollado por: Estrategia360