facebook twitter
Carta Paramétrica
La suspicacia sobre nuestro consumo de alimentos

De acuerdo con datos del Inegi, en México siete de cada diez adultos presentan sobrepeso u obesidad, a escala infantil el porcentaje es de poco más de 30 por ciento. Sin embargo, solo cinco de diez adultos están dispuestos a reconocerlo. Es decir, 20 por ciento de la población vive en la negación de esta realidad.

Estos datos son preocupantes por los problemas de salud que conllevan para gran parte de la población. Los costos para la salud pública del país son difíciles de estimar, pero no son menores. Derivado de esto es que se han diseñado diferentes políticas públicas para combatir este mal, tales como la eliminación de venta de alimentos chatarra en las escuelas, por mencionar solo una de éstas.

El pasado 1 de octubre, se aprobó en la Cámara de Diputados, de manera unánime, una reforma a la Ley General de Salud para que los alimentos y bebidas no alcohólicas tengan etiquetados frontales que incluyan información clara de sus contenidos dañinos a la salud. Todo esto a pesar de un fuerte cuestionamiento de la mayor parte de la industria de alimentos y bebidas

En la más reciente encuesta nacional en vivienda de Parametría preguntamos sobre la percepción de la población al respecto de esta iniciativa. Un hallazgo es que poco más de seis de cada diez mexicanos contestaron que sí revisan las etiquetas de los productos que compran, 26 por ciento dijo que siempre lo hace, 42 por ciento dijo que en ocasiones y solo 3 por ciento dijo hacerlo solo cuando compra el producto por primera vez. Esta respuesta parece contra intuitiva, ya que la nueva legislación asume como supuesto que la población no lee lo que consume por un problema de etiquetado. El testimonio de los consumidores parece sugerir que no es así. Solo 29 por ciento de los encuestados respondió nunca revisar las etiquetas de los productos que compra, datos que pueden ir contra el diagnóstico del que parte esta ley.

Generalmente las etiquetas contienen los ingredientes con los que se elaboró el producto, las cantidades y porcentajes, así como el valor nutricional del mismo. Es por eso que 56 por ciento de los encuestados cree que es fácil leer las etiquetas de los productos, pero 40 por ciento piensa que es difícil. Nuevamente la propuesta de ley asume que el etiquetado suele ser más difícil para el consumidor.

Uno de los datos más relevantes de este estudio es la poca credibilidad que tiene el etiquetado de los productos que se venden en México, ya sea elaborados dentro o fuera del país. Para 80 por ciento de los mexicanos las etiquetas en los alimentos y bebidas procesadas en México no contienen la información completa o no es la correcta, mientras que 12 por ciento de los encuestados considera que los etiquetados son correctos. En el caso de los alimentos que no son procesados ni enlatados en el país, 77 por ciento piensa que las etiquetas mienten con la información contenida, y solo 14 por ciento menciona que es correcta la información del etiquetado.

Resultado de esto es que la población piensa que debería existir un órgano regulador que revise estos etiquetados, 83% de los encuestados considera que esos etiquetados deben ser revisados por expertos que puedan certificar lo correcto de la información contenida en cada producto, mientras que 11% de los mexicanos piensa que debería ser responsabilidad de las empresas el dar la información correcta de los productos que venden.

Más allá de la visibilidad del etiquetado, pareciera que la población tiene más preocupación por la veracidad de la información que viene en ellas. Por ello prefiere que esa información sea regulada o supervisada por expertos. En este como otros temas es difícil que un consumidor promedio pueda tener la información sobre buena parte de los productos que consume. De allí que un certificador o calificador de ellos puede ser de mayor ayuda. Al parecer a juzgar por la opinión pública esto parece ser algo que se requiere más que la propia visibilidad del etiquetado.

 

Nota metodológica: Encuesta cara a cara en vivienda. Representatividad: nacional. Número de entrevistas: 880 encuestas. Fecha de levantamiento: del 21 al 26 de septiembre de 2019. Nivel de confianza estadística: 95%. Margen de error: (+/-) 3.3%. Diseño, muestreo, operativo de campo y análisis: Parametría SA de CV. Método de muestreo: aleatorio sistemático con probabilidad proporcional al tamaño. Unidad de muestreo: las secciones electorales reportadas por el INE. Población objetivo: personas de 18 años en adelante con credencial para votar que al momento de la entrevista residan en el lugar de interés.

 

Artículo publicado en Milenio

Consulta aquí

 

comments powered by Disqus
Copyright © 2013
Desarrollado por: Estrategia360