facebook twitter
Carta Paramétrica
Relación entre el Presidente Vicente Fox y el Congreso

Desde el inicio de su mandato, la relación entre el Ejecutivo y los Diputados Federales ha sido complicada, especialmente con aquellos legisladores que no pertenecen al partido del Presidente. Y aunque había quienes esperaban una mejor convivencia con la actual legislatura que con la anterior, el tono de la relación parece ir por el mismo camino o incluso empeorando.

No obstante, en los últimos días la confrontación entre ambos poderes se ha hecho más notoria con motivo del presupuesto de egresos aprobado por la Cámara de Diputados, y debido al mensaje del Presidente enviado a los mexicanos por televisión, en el que señalaba su desacuerdo con dicho presupuesto.

Sin embargo, no es el propósito de esta Carta Paramétrica evaluar a quién le otorga la razón la opinión pública en este asunto, sino profundizar un poco más respecto al papel que los ciudadanos esperan que los diputados desempeñen en este nuevo contexto nacional, y analizar si la gente piensa que el Congreso ha frenado o no el cambio que Vicente Fox prometió.

Para enriquecer el análisis, examinaremos también aspectos como el nivel de aprobación de ambas autoridades y un tema relacionado con la composición del Congreso de la Unión.

Todos estos puntos serán estudiados a partir de la información proporcionada por la Encuesta Nacional en Vivienda Parametría.

Conocimiento del mensaje del Presidente sobre la impugnación del presupuesto

El pasado 18 de noviembre, el Presidente Vicente Fox envió un mensaje a la nación a través de la televisión, en el que mencionaba que impugnaría el presupuesto de egresos aprobado por la Cámara de Diputados debido a que afectaba los intereses de todos los mexicanos.

No podemos precisar con exactitud cuántas personas escucharon este mensaje en vivo, aunque de acuerdo con la datos de la encuesta de Parametría, sabemos que el 59% de la población se entero de este evento, y el 36% no supo del acontecimiento. Con la información anterior, es posible sugerir que la gente ha comenzando a poner más atención a la relación entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo.

Conocimiento sobre la composición del Congreso

 

Posiblemente, la reciente polémica suscitada entre el Ejecutivo y los Legisladores, además de algunos otros sucesos similares -aunado a una fuerte campaña de comunicación de parte de los Diputados y Senadores- han hecho que la sociedad ponga una mayor atención sobre el acontecer político nacional, situación que le ha permitido a la gente conocer un poco más sobre ciertos temas.

Un ejemplo de ello, es el aumento en el nivel de conocimiento de la población respecto al número de cámaras que conforman el Congreso de la Unión. Mientras que en octubre de 2002, apenas el 35% de las personas sabían que el Congreso de la Unión es bicameral, dos años después, esta proporción asciende al 50%. Un incremento de 15 puntos porcentuales durante este periodo.

Lo anterior significa que la labor realizada por los Diputados y Senadores es más palpable para los mexicanos, y por consiguiente, si antes los ciudadanos responsabilizaban en mayor medida al Presidente de la República por lo que pasaba en el país, hoy día, tenderían a ver una responsabilidad compartida entre ambos poderes. No obstante, es importante señalar que la figura más visible sigue siendo el Presidente.

Aprobación de autoridades

Ante esta nueva situación en el país, en donde la tarea efectuada por las diferentes autoridades es más evidente para los individuos es necesario conocer cómo evalúa la gente el desempeño del Ejecutivo y de los Diputados Federales.

En el caso del Presidente Vicente Fox, los datos de la encuesta de Parametría arrojan que el 51% de los entrevistados aprueba su trabajo, porcentaje exactamente igual al que obtuvo en la pasada medición.

Con este resultado, el nivel de acuerdo con la forma de gobernar del Presidente Vicente Fox se ubicaría en 50% en el 2004, el porcentaje promedio más bajo durante toda su administración.

 

Por su parte, los Diputados Federales presentan un avance importante en lo que a su imagen se refiere. En mayo del presente año, la aprobación de los diputados se encontraba en 17%, pero en el mes de noviembre registró 26%.

En cuanto al nivel de desaprobación de los legisladores, se aprecia un descenso de 8 puntos en un periodo de seis meses, al pasar de 41% en mayo a 33% en noviembre.

Sin embargo, a pesar de que la gente percibe cierta mejoría en el desempeño de los Diputados Federales, los niveles de aprobación de la actual legislatura continúan siendo bajos, y hasta el momento, no han logrado superar a sus antecesores.

Expectativas sobre la Cámara de Diputados

Al evaluar la percepción de los ciudadanos sobre las funciones de los Diputados y las relaciones que desean entre el poder Ejecutivo y Legislativo, se puede observar lo siguiente.

Desde marzo del 2003 hasta agosto de ese mismo año, entre el 63% y 66% de la población consideraba que los Diputados deben cooperar con el Presidente. No obstante, en la medición de noviembre del 2004, esta proporción se redujo a 56%.

Quizá podría pensarse que el número de personas a favor de la idea de que los Diputados deben ser un contrapeso del Presidente se incrementaría, pero la encuesta señala que únicamente el 24% de la gente está de acuerdo con esta postura, con lo cuál este dato permanece estable en la serie de Parametría.

El hecho de que quienes apoyan la cooperación entre los poderes sea una proporción menor, mientras los que prefieren una posición de contrapeso de parte de los legisladores no presente grandes cambios, indicaría de alguna manera que la no respuesta aumenta o que las opiniones se encuentran en tránsito.

Por otro lado, ante la falta de resultados en el gobierno, la opinión pública ha comenzado a darle la razón al Congreso y no al Presidente. En marzo de 2003, el 63% de la población atribuyó la falta de logros de gobierno a un bloqueo por parte del Congreso, pero en agosto de 2003 este porcentaje registró 53% y en la medición más reciente alcanzó el 48%. Es decir, la tendencia parece ir cada vez más en contra del argumento del Ejecutivo.

Conclusión

La mayor visibilidad del Congreso de la Unión entre la población, posiblemente ha hecho más evidente la tarea que realizan los Diputados y Senadores, y esta situación les ha permitido en cierta forma mejorar y reposicionar su imagen frente a la opinión pública. Sin embargo, aún tienen mucha tarea por hacer, ya que el nivel de aprobación de su trabajo continúa siendo bajo.

No obstante, cabría la duda de si esta mejoría en la imagen de los legisladores es producto de la labor que han venido realizando o es consecuencia de lo que ha dejado de hacer el Ejecutivo. Quizá la próxima medición sobre este tema nos ayude a aclarar esta interrogante.

NOTA METODOLÓGICA. Estudio: Encuestas en vivienda. Representatividad: Nacional. Número de entrevistas: 960. Nivel de confianza estadística: 95%. Margen de error: (+/-) 3.2%. Diseño, muestreo y análisis: Parametría SA de CV. Método de muestreo: Aleatorio sistemático con probabilidad proporcional al tamaño. Unidad de muestreo: Las secciones electorales reportadas por el IFE. Fecha de levantamiento: Serie 2002: Del 15 al 23 de junio, del 18 al 21 de julio, del 23 al 26 de agosto, del 19 al 22 de octubre y del 29 de noviembre al 2 de diciembre. Serie 2003: 1 al 6 de marzo, del 24 al 25 de mayo, del 21 al 23 de junio y del 22 al 27 de agosto, del 15 al 18 de noviembre de 2003. Serie 2004: 19 al 22 de marzo, del 23 al 25 de mayo, del 14 al 18 de agosto y del 20 al 24 de noviembre.

comments powered by Disqus
Copyright © 2013
Desarrollado por: Estrategia360