facebook twitter
Carta Paramétrica
Migración como alternativa al desempleo

La mayoría de los movimientos poblacionales en todas las regiones geográficas del mundo, obedecen principalmente a motivaciones vinculadas con la búsqueda de mejores condiciones de vida. No obstante, en casi todos los casos el costo social de lograr que los hogares reciban lo necesario para sobrevivir es la ruptura familiar y la seguridad personal.

En México, ha sido el nulo o pobre crecimiento de la economía nacional durante los últimos 20 años lo que ha propiciado que un buen número de mexicanos haya decidido emigrar hacia los Estados Unidos. Y dadas las condiciones actuales, es probable que esta tendencia continúe durante algún tiempo,

No es ilógico suponer que la migración se está volviendo una de las alternativas que mejor resuelve el problema del empleo en nuestro país. Inclusive el Gobierno Federal ha buscado un acuerdo migratorio para lograr salir adelante con el tema de los empleos, pero no ha tenido mucho éxito.

Parametría hizo entrevistas a una muestra representativa de adultos en todo el país durante el 2003 y el 2005 dentro de su Encuesta Nacional en vivienda sobre algunos aspectos directamente relacionados con la migración y el empleo. Esto con el propósito de conocer la opinión de los mexicanos al respecto, y analizar si se han presentado cambios en su forma de pensar en este periodo de tiempo.

La situación del empleo en México

De acuerdo con la encuesta de Parametría, en noviembre del 2003 alrededor del 15% de la población adulta de México estaba en busca de trabajo. Pero para febrero del presente año esta proporción se ubicó en 24%. Es decir, un aumentó de 9 puntos porcentuales en poco más de un año.

Este mayor número de personas buscando un empleo, pudiera resultar algo extraño si consideramos que durante el 2004 el país registró su mayor crecimiento del PIB en lo que va de la actual administración, y de acuerdo con los analistas, el 2005 también será un año relativamente positivo.

Sin embargo, este mayor crecimiento económico no se ha traducido en una mayor generación de empleos. Y esto puede apreciarse cuando se analiza la tasa general de desempleo abierto reportada por el INEGI, la cuál muestra una clara tendencia ascendente desde el 2002. De ahí que no sea tan extraño observar que cada vez existan más mexicanos tratando de encontrar un trabajo.

Considerando trabajar en Estados Unidos

La difícil situación laboral por la que atraviesa el país, ha llevado a ciertos sectores de la población a evaluar diferentes alternativas para hacer frente a este complicado entorno.

Una de las opciones consideradas por los mexicanos consiste en ir a trabajar a los Estados Unidos. Y este deseo se hace más fuerte a medida que empeoran las condiciones laborales del país y cuando no se tiene un empleo.

Es así, que mientras en noviembre del 2003 el 17% de las personas estaba pensando en la posibilidad de ir a trabajar al país vecino del norte, hoy, cuando el entorno es más problemático, nuestra más reciente medición indica que este porcentaje se ubica en 23%.

Pero las intenciones se fortalecen aún más entre quienes buscan un empleo, pues en noviembre del 2003, el 35% de los ciudadanos con estas características estaba considerando seriamente ir a los Estados Unidos, y en febrero del 2005, el 44% de las personas sin trabajo también señalaron esta probable opción.

Probabilidad de ir a trabajar a los Estados Unidos

Por otro lado, los datos indican que quienes tienen en mente ir a los Estados Unidos muy probablemente lo intentarán, aunque también lo pensarán más que antes.

En noviembre del 2003, entre aquellos que tenían la inquietud de cruzar nuestra frontera norte, el 70% creía que era algo o mucho muy probable que se decidiera a hacerlo. En febrero del presente año, esta intención disminuyó 9 puntos, y ahora registra 61%.

Normalmente, quienes están evaluando la posibilidad de irse a trabajar a los Estados Unidos, poseen más información que el resto de la población sobre las ventajas y desventajas de hacerlo. Y al parecer, para este grupo en específico, las actuales condiciones no son tan favorables como hace un año.

No obstante, entre la población general las probabilidades de irse a probar suerte del otro lado son un poco más fuertes en el 2005 que en el 2003, pues anteriormente, el 18% de los ciudadanos veía algo o mucho muy posible emigrar hacia los Estados Unidos, y hoy, está proporción se encuentra en 28%.

La migración como solución a los problemas económicos

De acuerdo con los datos de Parametría, una de las razones más importantes para que los mexicanos decidan ir a trabajar a los Estados Unidos, es porque creen que sus problemas económicos se resolverían.

En noviembre del 2003, alrededor de la mitad de la gente (52%) pensaba de esta manera, pero para cuatro quintas partes (85%) de aquellos que lo estaban analizando seriamente, ir a los Estados Unidos era casi seguro que solucionaría sus problemas monetarios.

En febrero del 2005, está percepción creció 8 puntos porcentuales entre el ciudadano promedio, y recientemente se ubica en 60%. Y para quienes están considerando actualmente laborar en la Unión Americana, el 88% cree que su situación económica mejoraría.

No obstante, hay un elemento interesante dentro del grupo de individuos que están estudiando la posibilidad de irse a los Estados Unidos. En el 2003, el 48% de los que pertenecen a este sector, señalaba que sus problemas económicos se resolverían en gran medida si tuvieran un trabajo en Estados Unidos, y el 37% opinaba que su situación sería sólo algo mejor. En el 2005, el 37% dice que su situación económica mejoraría mucho si emigrara a trabajar al país vecino, y el 51% comenta que dicha mejoría no sería tan significativa. Es decir, los datos se han invertido.

Quizá el menor dinamismo de la economía estadounidense y los mayores riesgos que se corren al intentar pasar hacia el otro lado, han propiciado que las personas que están considerando irse a trabajar al norte lo mediten un poco más. Además, parece ser que los beneficios económicos que podrían obtenerse por salir de México no son tan altos como los de hace un año, o al menos ya no compensan en demasía los costos en los que se incurre.

¿Es más fácil trabajar en Estados Unidos actualmente?

Los resultados de la encuesta de Parametría, muestran que del 2003 a la fecha, no ha habido ningún cambio importante en esta materia. En noviembre del 2003, el 19% de los mexicanos consideraba que con el Gobierno de Vicente Fox era más fácil ir a trabajar a los Estados Unidos, el 26% pensaba lo contrario y el 42% creía que la situación de ese momento era igual a la que se ha vivido con anteriores administraciones.

En la medición de febrero del 2005, los datos son prácticamente los mismos. En otras palabras, los mexicanos no perciben algún tipo de cambio favorable en este asunto.

Conclusión

Al final del día en México paradójicamente se está perdiendo valiosa mano de obra que bien podría ser productiva en el país, pero al mismo tiempo también estamos resolviendo más rápidamente las necesidades básicas de los hogares.

El dilema en términos de país es si invertimos para incrementar la exportación del insumo que mejor produce México: la mano de obra o si se canalizan mayores recursos para la generación de empleos e incrementar la calidad de los mismos, lo cuál, bien podría resultar en un proceso más lento.

Sin duda no hay una salida definitiva para el tema de la migración y, las que hay, pueden ser muy polémicas. Si la migración se detiene, se detiene la más grande tabla de salvación económica después del petróleo. Pero si continúa, seguimos poniendo en riesgo nuestra capacidad como país de dar oportunidades a nuestros propios ciudadanos, se pone en jaque la unidad familiar y se arriesga la seguridad personal de los ciudadanos al intentar trabajar en otro país.

NOTA METODOLÓGICA. Estudio: Encuestas en vivienda. Representatividad: Nacional. Número de entrevistas: 960. Nivel de confianza estadística: 95%. Margen de error: (+/-) 3.2%. Diseño, muestreo y análisis: Parametría SA de CV. Método de muestreo: Aleatorio sistemático con probabilidad proporcional al tamaño. Unidad de muestreo: Las secciones electorales reportadas por el IFE. Fecha de levantamiento: del 15 al 18 de noviembre de 2003 y del 25 al 28 de febrero de 2005.

comments powered by Disqus
Copyright © 2013
Desarrollado por: Estrategia360